La Música y la Danza

Publicado: septiembre 3, 2012 en ARTE
Etiquetas:, , ,

danza egipcia Danza egipcia

La Música y la Danza son dos formas de expresión humana que han coexistido, a través de la historia, como entidades independientes, con reglas, desarrollos y productos propios.

Se perciben de manera diferente. La música vive en el tiempo y se vale del lenguaje sonoro mientras que la danza se debe al tiempo, pero mucho más al espacio y utiliza el lenguaje corporal; el lenguaje del movimiento.

No obstante, desde su nacimiento, pervive entre ambas una relación simbiótica que las ha hecho coexistir con cierto nivel de interdependencia.

Es un hecho que, para el hombre común, es difícil disociar a la música del movimiento y al baile de los estímulos sonoros. Aquel que se sienta a escuchar y deleitarse con la música, consciente o inconscientemente, en algún momento agitará las manos, moverá la cabeza, dará golpecitos con los pies, impulsado por el compás de lo escucha. Aquel que gusta levantarse a bailar en las fiestas, o es un asiduo asistente de los salones de baile, permanecerá inmóvil en la pista mientras no escuche sonar las notas de una pieza musical.

La Danza y la Música se complementan, se enriquecen, y aunque siguen (y seguirán) siendo artes independientes, existen múltiples desarrollos artísticos, en los que el matrimonio de estos dos lenguajes es dónde se radica su valor estético. La industria del entretenimiento ha entendido y ha aprovechado el enorme atractivo que estas formas de expresión compuesta ejercen en el público. Una y otra vez, intentan replicar fenómenos culturales como el producido por La Macarena y figuras mundiales del espectáculo como Michael Jackson o Shakira ofrecen a sus seguidores este tipo de producciones.

Muchas formas tempranas de la música y la danza se han creado y realizado en conjunto. Este desarrollo ha continuado vinculado a través del tiempo con las formas de danza/música, tales como: vals, tango, disco, salsa, electrónica y hip-hop. Algunos géneros musicales tienen una forma de danza en paralelo, como la música barroca y danza barroca, mientras que otros, como la música clásica y ballet clásico, se han desarrollado por separado.

Desde sus inicios han sido tremendamente compatibles, y ello lo demuestra el hecho de que comparten muchos elementos en su estudio y en su producción. Basta leer a María Dolores Moreno Bonilla, quien hace un listado de estos elementos y que a continuación les presentamos:

“1. El ritmo.

El ritmo se puede definir como una organización temporal del sonido, que nos permite predecir como van a ir apareciendo en lo sucesivo.

Los pasos de danza tienen un ritmo interno propio. Este debe interactuar con el ritmo de la música para poder coordinarse y conseguir una base firme en el movimiento.

Para los/as bailarines/as el ritmo es una constante que proporciona la principal fuerza de movimiento.

El ritmo tiene dos componentes que son el pulso y el acento.

El pulso es una percusión que se repite periódica y regularmente en una obra musical.

En danza constituye un latido que permanece siempre y que todo bailarín/a debe seguir internamente, para evolucionar adecuadamente dentro de su desarrollo coreográfico.

El acento se define como la mayor intensidad de una pulsación con respecto a otra y va a definir las diferentes clases de ritmos.

En Danza, el bailarín/a utiliza estos acentos musicales en correlación con los acentos musculares, para marcar el impulso de salida de un movimiento, para fijar la posición en el espacio en un punto culminante de la coreografía o para marcar el momento final del movimiento.

2. El compás.

Es un instrumento que permite ordenar los distintos ritmos naturales, con la finalidad de hacer más fácil su lectura y ejecución. Existen distintos tipos de compases según el acento base se repita cada dos, tres o cuatro pulsaciones.

En danza, gran parte de la música que se utiliza para bailar es contada y el compás musical nos indica cómo se debe contar la pieza que se está coreografiando o interpretando. Así por ejemplo un compás binario se contaría “ un y dos y tres y cuatro ….”. Un compás ternario sería por ejemplo “ 123, 223, 323, 423…”. Las palabras que se utilicen en una frase de movimiento pueden ser diferentes ( 1ya, 2ya, 3ya, 4ya…), pero la medida no varia.

3. El tempo.

Señala aspectos relacionados con la rapidez, es decir, hace referencia al grado de lentitud o velocidad con que deben ser marcados los tiempos de un compás. Para ello se utiliza un vocabulario especial que permite calificar sus matices: adagio, allegro etc.

En danza los movimientos tienen también su propio tempo. El tempo de un movimiento podemos sentirlo a través de la velocidad de su realización, la duración, el intervalo entre dos acontecimientos, las pulsaciones, acentuaciones, silencios y la intensidad de su ejecución.

Así existen movimientos grandes y ligados que tienen un tempo lento o largo, y otros movimientos que son más precisos y rápidos que se realizan tipo allegro.

Sin embargo, cualquier variación o combinaciones de pasos, se pueden ejecutar a diferentes velocidades (en función de las necesidades coreográficas), el requisito indispensable es que vaya acoplado y coordinado con el tempo que la música lleve.

4. Los matices.

Se define como los diferentes contrastes que pueden aparecer en el transcurso de una composición y que afectan a un fragmento de la misma en un momento determinado.

Hay dos tipos de matices:

· Uno que afecta al grado de rapidez o lentitud con el que se ejecuta determinado fragmento o agógica y

· Otro que afecta al grado de intensidad con que se ejecutaría determinado fragmento o dinámica.

La acción de la dinámica en la música viene dada por la variación de los matices de fuerza, suavidad, gravedad o ligereza de los sonidos, bien por transición o bien progresivamente.

En danza, los grados de intensidad (altos y bajos) de la música, ayudan al bailarín/a a la realización de una interpretación variada, no aburrida.

Se suelen asociar determinados niveles de dinámica, con algunas variaciones o combinaciones de movimiento. Por ejemplo los grandes saltos se asocian con una dinámica fuerte.

Por otro lado se puede asociar expresión de sentimientos a los diferentes tipos de dinámica, por ejemplo una dinámica fuerte puede servir para expresar alegría.

La agógica permite apreciar la duración con la que se ejecuta un fragmento musical (su lentitud o rapidez).

En la danza se suelen utilizar diferentes tipos de agógica:

– Hay pasos que por sus características necesitan ralentizar o acelerar la música.

– Hay momentos en los que las variaciones de movimientos, están constituidas por dos partes bien diferenciadas que necesitan agógicas distintas.

– Por último en el desarrollo de una coreografía se pueden alternar diferentes tipos de agógicas, cambiando a más rápido o más lento en distintas ocasiones.”

FUENTES:

  1. http://es.wikipedia.org/wiki/Danza
  2. http://www.filomusica.com/filo70/danza.html
  3. http://www.webislam.com/articulos/18419-sobre_la_musica_y_la_danza.html
  4. http://www.conservatorianos.com.mx/web/Conservatorianos%206%20para%20web/segura6.pdf
  5. http://web.jet.es/paseosectas/la%20musica%20y%20la%20danza.htm
  6. http://musicadanza.es
  7. http://www.absolutegipto.com/danza-egipcia/
  8. http://vivalabiodanza.wordpress.com
  9. http://www.manoamano.us/es/09-ihw.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s